El Amor a La Cocina: La Razón De Mi Éxito


El placer de comer y beber ha estado siempre ligado al amor que nace y se conserva a través del tiempo, que se alimenta con días de pasión, donde siempre está presente ese momento imborrable en el que comemos o bebemos algo unidos a la persona que amamos.


Todo comienza en mi niñez, al estar en un país que es rico en gastronomía como lo es mi amado Perú, ya que en todo el mundo se le reconoce como una de las cocinas más importantes y fundamentales que existe, desde nuestros antepasados la cocina ha tomado fuerza, se ha hecho de un camino en la cultura y tradiciones, desde el café, la chía y mariscos que son parte de la alimentación diaria de la sociedad de esta nación, que está ligada a su cocina y sus alimentos.


Mi abuela siempre me consintió con mis platillos favoritos. Cuando me sentía triste o enferma, ella sabia que el remedio estaba preparado por ella. Le debo mi éxito porque me enseñó que la cocina requiere de esfuerzo, pero también de corazón. Para algunos esto podrá no hacer mucho sentido, pero a mí me dio una perspectiva diferente de la vida, basada en el amor que le inyectas a lo que haces.


De la abuela aprendí que hay una satisfacción única en compartir platos con otros y ver como disfrutan de cada bocado. Fue mi impulso y motor en todo mi proceso de emprendimiento, enfocado en lograr poco a poco todo lo que tengo hoy en día. Para mí Aromas del Perú es satisfacción, amor, dedicación, metas cumplidas y aun nos falta por cumplir.


A veces sin darnos cuenta tenemos ese impulso muy cerca, con sus enseñanzas y anécdotas que nos pueden marcar el camino a seguir. Solo enfócate, piensa y busca eso que siempre has querido lograr y trabaja en ello.