Mi Madre, Mi Maestra, Mi Mentora, Mi Protectora, Mi Guía, Mi Amiga

Updated: Jun 29



El mejor regalo que una persona recibirá en su vida no es una posesión, no es un juguete y no es un objeto inanimado. En mi opinión, el mejor regalo que una persona puede recibir es una madre maravillosa. Una buena madre amará a su hijo incondicionalmente, lo cuidará y lo verá crecer hasta convertirse en un individuo maduro que es independiente y puede valerse por sí mismo. Una buena madre jugará muchos roles a lo largo de su vida cuando se trata de criar a su hijo. Será maestra, mentora, protectora, guía y amiga.

Maestra

Siendo realistas, las madres asumen el papel de maestras en el momento en que nace su hijo. A lo largo de toda su vida, entrenarán a su hijo en muchas áreas y le brindarán el tipo de instrucción que no se puede aprender leyendo o estudiando en la escuela. Una buena madre proporcionará lo que yo llamo lecciones de vida tales como cómo tratar a otras personas adecuadamente, cómo ser un buen deportista, cómo ser caritativo, cómo ser paciente, cómo tomar buenas decisiones en los negocios y en la vida, cómo ser consciente del entorno, cómo manejar el estrés y las situaciones difíciles, cómo ser cortés y respetuoso con los demás y cómo ser humilde, amable y también cómo aceptar y lidiar con la pérdida. Las madres maravillosas brindarán esta instrucción a través de una guía verbal continua, y las madres increíbles brindarán esta instrucción a través de sus acciones y predicarán con el ejemplo.



Mentora

La mayoría de las madres nunca se darán cuenta de que están desempeñando este papel en la vida de sus hijos. Cada palabra, cada acción, cada mirada o cada pensamiento telepático que una madre le otorga a su hijo, le proporcionará a ese hijo una educación que le dará el conocimiento y la fortaleza para enfrentar la vida cotidiana, los problemas y los desafíos cotidianos. Esta tutoría es gratuita y tiene un valor incalculable y generalmente se da a diario y se refuerza durante días, semanas, meses y años. En muchos casos, la tutoría de una madre no es verbal y se puede transmitir al niño con un gesto o una mirada o se puede proporcionar con el ejemplo. Hacer cosas junto con su hijo, como tareas domésticas simples, actividades de ocio, jugar juegos, completar la tarea, hablar sobre opciones educativas y opciones de carrera o hablar sobre posibles amistades o relaciones, son cosas que orientan a un niño para que crezca y prospere una vida exitosa.



Protectora

Las madres son instintivamente protectoras de sus hijos. Proporcionan necesidades básicas, como comida, ropa y refugio, y también le brindan al niño herramientas para protegerse de daños o peligros. Una madre puede ser un escudo para su hijo, un ángel de la guarda, una leona y un cálido manto para proteger al niño de los elementos que lo envuelven en su entorno. Una madre inteligente le enseñará a su hijo cómo evitar conflictos o situaciones peligrosas, pero si son inevitables, cómo lidiar con el conflicto de manera adecuada. Ella le enseñará a su hijo cómo defenderse de personas y situaciones tóxicas. Ella amonestará a su hijo cuando sea necesario y le enseñará sobre la honestidad, el coraje y el respeto por los demás. Ella le aconsejará a su hijo que no siempre estará de acuerdo con los demás sobre ciertos temas o decisiones a tomar, pero que el mensaje se puede enviar de manera diplomática. Ella apoyará a su hijo cuando sea acusado falsamente o calumniado y podrá mirar a los ojos de su hijo y descifrar todos y cada uno de los aspectos de un conflicto o lucha que su hijo pueda estar enfrentando. Ella conocerá a su hijo, creerá en su hijo y abrazará a su hijo.



Guía

En mi opinión, una de las facetas más importantes de la maternidad es brindar orientación y dirección a su hijo. Ser guía o directora es probablemente uno de los roles más difíciles que una madre deberá cumplir y, en última instancia, podría determinar el éxito que su hijo experimentará en su vida. Una madre nunca debe ser enérgica e imponer sus deseos a su hijo, sino que debe escuchar las esperanzas y los sueños de su hijo. Con base en este conocimiento, una madre puede empujar suavemente a un niño en la dirección adecuada para alcanzar sus objetivos. Deben ser honestos y comunicativos si los objetivos no son realistas o son básicamente inalcanzables. Una buena madre está ahí para iluminar el camino de la vida de su hijo. ella es una fuerte faro que le brinda a su hijo la capacidad de ver claramente los peldaños u obstáculos por delante o las barricadas y las bifurcaciones en el camino que un niño puede encontrar en muchos intervalos o en cualquier etapa de su vida. Una buena madre le enseñará a su hijo cómo aprovechar y aprovechar las buenas oportunidades que se le presenten. Una gran madre celebrará todos y cada uno de los éxitos con su hijo.



Amiga

Las maravillosas relaciones entre una madre y su hijo se basan en la amistad con ese hijo. Obviamente, a un niño se le debe enseñar a respetar los límites, pero también debe poder confiar en su madre en todo momento. Es responsabilidad y deber de la madre mostrarle al niño no solo con palabras sino también con acciones que es leal a ese niño y que no divulgará información que el niño ha proporcionado en forma confidencial. Un niño debe saber que su madre es una bóveda confiable llena de sus historias, recuerdos, secretos, esperanzas y sueños. La amistad con un niño puede ser difícil de obtener o manejar, pero una vez asegurada, solidifica el respeto mutuo, la honestidad y la alegría que puede brindar una buena amistad. Un niño puede sentirse seguro sabiendo que su madre es su amiga, que creerá en él y estará ahí para él en las buenas y en las malas. Pueden sentir consuelo al saber que su madre estará allí para compartir su felicidad, ansiedad, tristeza o dolor. Sabrán que a pesar de toda la crueldad y locura que ocurre en el mundo, tienen a su madre, a su amiga, que está ahí para estar con ellos en todo momento.




Conclusión

Tener una madre maravillosa como guía, mentora, maestra, protectora y amiga es como ganar la lotería sin haber comprado un boleto. Fui muy afortunado de haber tenido una madre tan increíble en mi vida. Mi madre era una inmigrante que vino de orígenes humildes, pero de alguna manera pudo navegar a través de todos los desafíos que la vida le presentó y siempre mantuvo a sus hijos a salvo y permitió que sus hijos prosperaran. Era inteligente, valiente, hospitalaria con todos, caritativa, bondadosa y justa. Viajó a una nueva tierra para comenzar una nueva vida y allanó el camino para sus hijos mientras hacía muchos sacrificios para el mejoramiento de sus hijos. Era una mujer de negocios inteligente que convertía la paja en oro. Era ferozmente protectora de su familia y encarnaba la personalidad de la esposa y madre capaz descrita en la Biblia en el capítulo 31 de Proverbios. Mi madre era mi mejor amiga y era alguien en quien confiaba plenamente. Triste y dolorosamente perdí a mi madre hace varios años y el recuerdo de ese día de su muerte nunca se borrará de mi libro de recuerdos, pero me siento muy bendecido de haber sido su hijo y de haber tenido el privilegio de aprender de ella y sintiendo el consuelo de su amor incondicional. Sé que a veces la decepcionó, pero ella nunca me decepcionó a mí. A pesar de que me dio tanta confianza y siempre me hizo sentir contento y feliz, realmente siento que solo seré una sombra de mi maravillosa madre. A veces todavía siento su presencia a mi alrededor y, en algunas ocasiones, miro hacia el cielo y veo una estrella brillando intensamente sobre mí y siento una calidez increíble y una sensación de calma que me envuelve sabiendo que ella todavía me está cuidando. y mi familia, sabiendo que ella me está escuchando y sabiendo que todavía me está guiando a través de la vida que me dio.