Rosalía Torres Ruiz-Olivares

Economista, con una amplia experiencia en puestos directivos internacionales en finanzas y banca. Rosalía trabajó para bancos líderes en España y Oriente Medio antes de dar 8 años atrás el valiente salto a la vida empresarial.


Fundadora de las firmas de Inversión Inmobiliaria Alespanya Properties y Global Minds, firmas de asesoría de Inversión en Europa y de Inversión Inmobiliaria ligada a los derechos de residencia y ciudadanía. Enfocadas ambas en unir intereses de Asia y Medio Oriente con Europa.


Rosalía Torres junto con su socia Marta d’Eca Leal fusionaron su firma Global Minds con sus actuales socios para expandir su actividad a la Inversión y desarrollo de proyectos inmobiliarios propios bajo el nombre de su actual compañía Arish Capital Partners (ACP).


Además de co-fundadora de ACP y parte activa de la junta directiva, Rosalía Torres es la Jefa de Ventas y Relaciones Internacionales de ACP.


A día de hoy ACP se ha posicionado como una empresa líder en Portugal en el desarrollo inmobiliario con derechos de residencia y cuenta con oficinas en Londres, Lisboa y Dubai. ACP continúa además activo en el mercado de Reino Unido y planifica una fuerte expansión durante los próximos 3 años en mercados alternativos emergentes.


Rosalía, junto a sus socios y equipo ha establecido una red de marketing y distribución global, desde Asía, Oriente Medio y África hasta Estados Unidos y Latinoamérica y por supuesto Europa.

Más allá de su exitosa carrera en el mundo de los negocios, Rosalía nació en el antiguo continente en la hermosa ciudad de Madrid. Al solo tener la oportunidad de verla, lleva rasgos, esencia, belleza y energía de la hispanidad, de una mujer española y así como la madre tierra, ella también es madre orgullosa de dos hijos.


Mujer de éxito, entregada a la vez a sus hijos, dedicándoles a ellos su esfuerzo y éxitos tratando de darles el cariño, el ejemplo y las herramientas que les permita florecer felices en la mejor versión de ellos mismos. Para ellos desea que sean dueños de su contexto, de su tiempo y de sus decisiones, que sean capitanes y no marineros o si deseasen ser marineros, a tiempo completo o a ratos, que lo sean por elección y no por obligación.


A tal día como hoy Rosalía trabaja desde su oficina en Dubái, pero sus responsabilidades le llevan continuamente a destinos tan dispares como Colombia, Perú, Filipinas, Cambodia, Malasia, Hong Kong, Rusia, México, Estados Unidos y un sinfín de destinos.

Una vida apasionante y de éxito construida ladrillo a ladrillo por ella misma con mucha ilusión, trabajo y esfuerzo.


1¿Como se siente usted como líder en este mundo en donde ahora la mujer está cobrando más responsabilidad y poder?

Afortunada, me siento extremadamente afortunada y orgullosa de haber sido y seguir siendo testigo y parte del cambio. Hoy en día, especialmente en el mundo occidental y cada vez más en el oriental, es afortunadamente muy habitual ver mujeres exitosas en puestos de responsabilidad, en deportes de riesgo, mujeres en política, mujeres fundadoras de empresas valoradas en billones, mujeres al frente de empresas AAA, mujeres en la prensa y la televisión, delante y detrás de la cámara, en la NASA, en la Ciencia… y un sinfín de posiciones y áreas.

Si bien, cuando yo comencé mi carrera, era muy puntual incluso en puestos directivos medios. De hecho, recuerdo haber asociado un mérito especial a mis primeros nombramientos en puestos de responsabilidad por el hecho de ser mujer… Cuántas felicitaciones escuche entonces que añadían… “¿Y encima siendo mujer”, como si de la superación de un hándicap se tratase?

Mis padres nos inculcaron a mis hermanos y a mí de forma natural la igualdad de géneros y de razas, lo implantaron de forma tan profunda que creo lo hicieron parte de nuestro ADN, una creencia inalterable. Por lo que nunca he creído tener ningún tipo de limitación asociada a ser una mujer.

Aún así reconozco dos grandes tareas pendientes de la Sociedad Global:

La primera, intensificar las tareas de educación en igualdad de género en los países en desarrollo, en los que la realidad es aún muy diferente a la que he descrito

Y la segunda, elevar el grado de igualdad de genero en aquellos países en los que ya se han derribado las falacias de limitaciones del género femenino. Debemos de predicar y entender nosotras mismas que igualdad no sólo significa la inexistencia de limitaciones para el desempeño de actividades físicas o profesionales, sino que además y sobre todo, implica la inexistencia de test, pruebas o responsabilidades adicionales asociadas al hecho ser mujer. Ser mujer, no conlleva ni debe conllevar ninguna responsabilidad diferente o adicional, para merecer serlo.


2¿Cuándo fue ese momento en el que usted se dio cuenta que había logrado destacar en su área de interés?

Es difícil aislar un momento concreto, de hecho, no creo, afortunadamente, ¡haber sentido tal iluminación en la que haya pensado… ya está! ¡Soy una estrella! Jajajajaja no, seguro que no… he tenido múltiples momentos de alegría y satisfacción eso sí.

Como la vida, la carrera profesional es una evolución continua o por lo menos lo es para aquellos que elegimos abrir la puerta a los cambios. Dentro de esta evolución hay múltiples puntos de inflexión, que son los que de hecho provocan tal evolución. Puntos de inflexión de diferentes tipos e intensidad, unos que nos hacen cambiar el rumbo completo y otros que aumentan el nivel en el mismo rumbo que hasta entonces seguíamos. Son estos puntos de inflexión los que utilizaré para responder a tu pregunta.

Creo haberme dado cuenta de dominar un área en particular siempre que he sentido el impulso de enfrentarme al siguiente reto, siempre que he sentido de forma consciente y responsable la certeza de que había llegado el momento de afrontar el cambio o de dar el salto.

Lo que es bastante irónico, por que este cambio o salto, te lleva de saberlo todo, o casi todo, a no saber nada, o casi nada. Te lleva de vuelta a la casilla de salida, a tener que aprender, indagar, conocer, a tener que abrirte camino…. hasta que llega el día en el que se siente de nuevo el impulso, ese gusanillo de satisfacción e ilusión que nos dice… ya está!… llego el momento para la siguiente aventura.

Esos son los momentos Alberto en los que creo darme cuenta de haber completado y superado mi anterior etapa, justo cuando percibo estar preparada para la siguiente.


3 ¿Para usted qué significa ser un líder?

¡Líder, algo tan difícil de explicar y tan fácil de identificar!

Por definición objetiva te diré que es aquel ser humano que tiene la capacidad de afectar el comportamiento de otros… que persigue y consigue el impacto de forma intencionada, que es seguido, aplaudido, admirado o incluso aquel que, aunque polémico es imitado y criticado por igual.

Por tanto, para ser líder no es necesario tener un equipo a tu cargo… algunos “influencer” tienen más seguidores que votantes ciertos alcaldes!

Tampoco ser líder significa siempre algo positivo, de hecho, las mayores atrocidades de la historia han sido perpetradas por potentes lideres.

Déjame entonces, Alberto, decirte cuál sería desde mi punto de vista la definición romántica y clásica de líder, dejando de lado sus interpretaciones modernas, pero sobre todo ignorando su lado negativo.

Para mí, ser líder, es una forma de ser, una forma de comportarse no es un fin, sino un medio, un medio por el que se persigue un objetivo. Un líder utiliza para tal fin los recursos a su disposición e incluso busca conseguir los que no lo están, pero sobre todo y ante todo, hace de sus valores humanos sus herramientas.

Un líder, utiliza la valentía, la pasión, la perseverancia, la autenticidad, el optimismo, la humildad, la generosidad, la responsabilidad, la dedicación, la claridad de visión y el ejemplo como herramientas de inspiración, convicción y movilización de los que le rodean.

Para mí, al líder lo define su caja de herramientas.



4 ¿Cuál ha sido el momento y decisión crucial en su carrera que cambió su vida y la llevó al éxito?

Cada paso dado y cada persona en mi camino han marcado mi trayectoria, quizás por que he tenido la suerte de compartir grandes experiencias con grandes personas y profesionales o quizás porque he querido y sabido exprimir cada una de ellas.

Sin duda, la decisión de trabajar por mi cuenta y dejar atrás el confort y la seguridad de pertenecer a una gran corporación marcó un antes y después, no solo en mi carrera, pero también en mi vida.

Aun así, si tuviese que elegir una decisión que moldeó a la Rosalía adulta y profesional elegiría sin dudarlo la decisión de mudarme y trabajar en Irlanda al terminar la universidad.

Con 23 años decidí mudarme por primera vez al extranjero y dedicar un año a aprender el inglés. Lo que visualizaba ilusa como una juerga continua, fue una experiencia dura, un choque contra el suelo al romperse mi burbuja de confort del hogar con mis padres, ¡una ración doble de realidad! ¡Pero que necesaria y crucial!

Al no saber el idioma, mis estudios tenían poca valía por lo que los trabajos a los que pude optar pasaron desde la limpieza, hasta la cocina en un hotel de refugiados o la parrilla del Burger King hasta lo que entonces significó un gran logro, dependienta y cajera en una tienda de moda.

Sin este empacho tan necesario de realidad, sin conocer las ratios habituales de esfuerzo/retribución que yo rotundamente categoricé como desproporcionados, no hubiese sabido apreciar como aprecié ni amar como llegué a amar mi trabajo en banca al regresar a España.

Tener un ordenador, vestir un traje o ser retribuida por mi intelecto eran razones suficientes para levantarme cada mañana con una sonrisa de oreja a oreja dispuesta a conquistar el mercado.

A día de hoy sigo consciente y agradecida de la fortuna que poseo por disfrutar mi trabajo.


5¿Un consejo para la mujer que busca el camino de sobresalir, emprender o tiene la voluntad de ser líder?

A un líder en potencia, de forma independiente al género, le diría que no busque el liderazgo como la acumulación de poder sino como la toma de responsabilidades

Que sea consciente de sus decisiones, que tome de antemano responsabilidad de sus consecuencias y que cumpla los compromisos adquiridos

Que no persiga los aplausos y que huya de la adición a los elogios. Que valore por el contrario su intuición. Que tenga además el coraje de admitir un error o flexibilizar su punto de vista.

Que seleccione muy consciente a su equipo, eligiendo bien las habilidades, conocimientos y actitudes que el cometido requieren. Y que una vez seleccionado, disfrute de inculcar, enseñar, guiar, influenciar e impactar sin abusar de ello, sin discriminar. No te ocupes de sacarle brillo a las medallas propias, si tu equipo brilla, tu lo harás con ellos.

Ahora bien, si además de líder en potencia, es una mujer, añadiría, que celebre la diferencia entre géneros, que abrace su feminidad y defienda su identidad sin creer tener que disfrazarla o “masculinizarla” para infundir respeto.

Las mujeres poseemos de forma natural de una gran capacidad de concentración distribuida, es decir capacidad de abordar múltiples tareas en paralelo, o cambiar rápido de enfoque lo que potencia enormemente nuestra capacidad resolutiva. Además, las mujeres poseemos una predisposición natural para detectar sentimientos y emociones propios y ajenos. Ambas habilidades nos serán de gran utilidad como lideres, si bien serán mucho mejor empleadas desde nuestra feminidad.

Eso sí, también le diría que exija ser pagada adecuadamente, que exija par sí y para su equipo el reconocimiento de sus logros y que exija ser tratada con respeto en cualquier entorno y contexto.

¡La falda y las agallas no están reñidas!… y si nuestro entorno creyese que sí, mostrémosles desde nuestra esencia que están equivocados; masculinizarnos nos acercaría a su posición.


6 ¿Cuál es su frase o pensamiento preferido o aquel que para usted considere que sea motivador en cuanto al emprendimiento o al logro de las metas que alguien se propone?

Las motivaciones que nos mueven a perseguir logros y metas profesionales son a mi parecer siempre las mismas, lo que cambiará según nuestro carácter, contexto y bagaje es la intensidad que le atribuimos a cada una de ellas, pudiendo ser que alguna de ellas tenga nula relevancia para nosotros.

Estas serian, la trascendencia cuando tenemos el objetivo de dejar cierto legado, el placer de disfrutar de lo que estoy haciendo y de cultivar y cosechar éxitos, el confort financiero al que los éxitos se asocian, el reconocimiento de los que nos rodean, o incluso el huir de otras situaciones incomodas o dolorosas.

A día de hoy, a mí me motiva la responsabilidad para y con mis 3 socios a quienes aprecio y admiro, nuestro equipo del que aprecio enormemente su tiempo, energía e inspiración, la trascendencia que espero estemos consiguiendo a través de nuestro legado en proyectos inmobiliarios, el disfrutar de mi trabajo y por supuesto proveer para mi familia.


Mi guía, mi brújula del bien y del mal es pensar… que me gustaría que mis hijos decidiesen si estuviesen en la misma situación…