Gabriela Miller: Guerrera, Emprendedora, Fiel Creyente En Dios


Una ciudadana del mundo, nacida en Manta, una de las ciudades más bellas, donde el mar es lo que rodea. Ella viene de agua salada, de gente trabajadora y con mucho orgullo nos dice: "Soy Manaba", pero que ha navegado y vivido desde Canadá, Italia, Estados Unidos e Israel.

Su primer destino fue la multicultural ciudad de Toronto, con el objetivo de estudiar inglés (Hansa Language Center). Fue una época de aprendizaje, nos comenta Gabriela Miller, donde obtuvo su diploma en Toronto School of Business, Lenguajes and Tourism. Luego su siguiente parada la capital de la moda Milán, Italia para continuar sus estudios de idiomas continuó, además nos comenta tuvo experiencias que le marcaron su vida, cómo conocer a fondo personas que vivían en situación de pobreza e indigencia el cual ella afirma que fueron sus ángeles en tiempos de aprendizajes que la vida le puso, donde se vio en la necesidad de salir a la calle a trabajar como mesera y traductora.


Luego de Italia emprende su vuelo a los Estados Unidos, por invitación de su tía Estrella a la hermosa ciudad de Chicago con apenas 19 años, con mucha determinación en búsqueda de su independencia lejos de la protección de sus padres, allí se toma el tiempo para reflexionar y volver a la ciudad donde empezó su travesía y siempre le recibió con los brazos abiertos y le acompaña con buena suerte Toronto, donde termina sus estudios de negocios Toronto School of Business, conoce el amor, se casa y nace su primera hija Adi, para ese momento se muda con su familia a Israel, país de origen de su esposo en 2003, donde aprende el cuarto idioma el Hebreo, trabaja y además aprende defensa personal, la vida le da un revés y da por terminada su relación y luego de tres años en Israel, regresa a su Ecuador donde se toma retoma sus raíces y se reencuentra con su familia después de tantos años sin vivir. Retoma su calma, balance y autoestima rodeada de su familia y amigos de toda la vida, para darse una nueva oportunidad en el amor y es donde conoce el padre de su segunda hija Ziva.


El destino le lleva a viajar y mudarse a los Estados Unidos donde actualmente es el país en que reside.

Ella es Gabriela Miller exitosa mujer la cual se maneja en el mundo de los negocios de Real Estate tanto en Virginia y La Florida con compañías aliadas como VMC Velocity Mortgage Capital, Epic Realty y Keller Williams.



Pero si nos adentramos a su vida, sus luchas y el propósito de su vida nos encontramos con una mujer guerrera que desde los tres años comienzo a batallar con algo temido por muchos, la muerte. Esa niña que, desde pequeña, a raíz de una enfermedad letal, Leucemia (LeuKemia). Comprometida desde pequeña a superar valientemente una guerra muy difícil, pero que pudo superar con mucho esfuerzo de sus padres, su abuela, hermanas, familiares y amigos, pero sobre todo con la ayuda del padre Celestial, Dios ¡Sin el nada y con el todo! Nos comento ella.


Agradece a su padre ex jugador profesional de la liga de Ecuador e ingeniero civil, que le enseñó a amar el deporte, las construcciones. Ella nos dice que su padre nunca dejó que su niña se quebrara. Le enseñó a ser valiente. Ella nos comenta que recuerda que cuando me caía al suelo, porque no podía correr, en la levantaba, me limpiaba y me decía: "Levántate hija y ahora corre más fuerte" Yo lo miraba, y aterrada le preguntaba: "Papi... puedo?" Y con dulzura y coraje insistía:

- "Claro que puedes!... es más, debes!!! Corre y sigue. Si te caes, te vuelves a levantar que yo estoy aquí, no estas sola. ¿Hija, cuando tú naciste, como naciste?" - Le contesté, "desnuda" - Me dijo:

"Naciste con alguien a tu lado? Cuando te sientas sola, recuerda que así naciste y decidiste respirar por ti misma, con coraje y ayuda de Dios. Lo hiciste... Y sabes otra cosa hija... Así como decidiste llorar y respirar sola, también naciste desnuda. Recuerda que cuando pierdas a una persona o algo material, naciste sin nada y de la misma forma vas a morir, como todos. A fin de cuentas, estarás tú para encontrarte con Dios. Rendirle tus cuentas. Ojalá te hayas portado bien para recibir su gloria. Mi pequeña, vuela y vuela muy alto, ¡donde solo las estrellas te puedan alcanzar y siempre brilla con luz propia!"


Estas palabras nos dicen Gabriela, definieron a la mujer que es ahora, donde su mejor arma es saber quién es, de donde viene, sus raíces, su esencia de mujer, hija, madre, hermana, amiga, compañera de vida para el que Dios le envío. “Me importa muy poco, o nada lo que la gente piense de mí. Amo quien soy, amo lo que hago y como lo hago. Me Amo y no me arrepiento de mis errores, simplemente aprendo de ellos”.

Para ella es blanco o negro, no acepta grises. Entiende que en esta vida existe el mal y el bien sin intermedios. Eres o no eres, y esa ley la aplica en todo sentido de la palabra. No acepta los no fácilmente, le atraen los retos y cuanto más complicados, más le atraen. Le satisface cuando los paso con mucho trabajo y perseverancia.


Luce en ocasiones como una persona dura. No obstante, trata de vivir su vida con una sonrisa, nos afirma y así esté quebrada por dentro por cosas que ha vivido. Intenta ser positiva cuando esta triste, o cuando se le presenta algo fuerte. Repite: "Ya pasará, mañana estaré bien, es un mal día" Lloro y dejo que toda mi tristeza salga. Después, sigo adelante, con humildad y esperanza.

Le apasiona defender a los más necesitados. En particular las mujeres que han sido maltratadas por hombres sin escrúpulos, pues con ellas me identifico.